"Reconstruyendo murallas de salvación" (12 de septiembre de 2021) Descargar   Ver video
  "Oración, fundamento para la obra" - Nehemías 1:1-11 - (19 de septiembre de 2021) Descargar   Ver video
  "La buena mano de Dios en la obra" - Nehemías 2:1-20 - (03 de octubre de 2021) Descargar   Ver video
  "Oganizados para la obra" - Nehemías 3:1-33 - (10 de octubre de 2021) Descargar   Ver video
  "Oposición interma en la obra de Dios" - Nehemías 4:1-23 - (17 de octubre de 2021) Descargar   Ver video
  "Problemas internos para la obra" - Nehemías 5:1-19 - (7 de noviembre de 2021) Descargar   Ver video
  "Rumorología; la destructiva ciencia del rumor" - Nehemías 6:1-19 - (21 de noviembre de 2021) Descargar   Ver video
"SERIE DE PREDICACIONES SOBRE NEHEMÍAS"
-RECONSTRUYENDO MUROS DE SALVACIÓN-
Predicaciones - Nehemías
Instrucciones de descarga:  Tras hacer un click en Descargar aparece el mensaje. A la derecha del reproductor, presionar los tres punto laterales. Aparece el menu "Descargar"
Pastor: Rubén Sánchez
"...y le puso por nombre Eben-Ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó Jehová" (1ª Samuel 7:12)
Copyright 2013 Iglesia Evangélica Bautista "Piedra de Ayuda" - C/San Eusebio, 54 - 08006 Barcelona. España
Pastor Rubén Sanchez Noguero - Móvil: 610.224.965 - emali: rsanchez111@yahoo.es
NEHEMÍAS
      Nehemías es uno de los libros del canon bíblico cuyo tema principal podría resumirse con la palabra “construir”. A lo largo de todo el relato bíblico de Nehemías, el verbo “construir” es usado veinticuatro veces indicando así que el tema principal tiene que ver con la reconstrucción. Contextualizado en el periodo histórico en el cual el imperio Medo-Persa dominaba el mundo conocido y el regreso del exilio del pueblo de Israel era ya una realidad presente, Nehemías entra en la historia de la redención como el encargado de volver a reconstruir las murallas de protección y salvación de la ciudad de Jerusalén.


      El libro narra la reconstrucción de las murallas físicas de Jerusalén. Expone la importancia de la oración en la construcción de la ciudad de Dios, la organización y participación de todo el pueblo y la realidad de la constante oposición en la obra de Dios. Ahora bien, Nehemías expone de la misma manera la reconstrucción de las murallas espirituales de la ciudad de Dios. No era únicamente necesario reconstruir las murallas físicas que protegiesen el pueblo que habitaba en la ciudad de Dios, sino que era igualmente necesario reconstruir unas murallas más difíciles, las murallas espirituales del pueblo de Dios. Para ello, la centralidad de la exposición de la palabra de Dios, el arrepentimiento y confesión, la renovación del pacto con Dios y la consagración del pueblo a su Dios eran aspectos fundamentales. En último término, Nehemías narra la reconstrucción y consagración de la ciudad de Dios y aquellos que en ella habitan, una obra que formaba parte del gran plan redentor de Dios.


      Stephen Dempster acertadamente comenta que: “las reformas de Nehemías deben de ser entendidas bajo esta luz. Él se vio a sí mismo y al pueblo dentro del contexto del plan divino para el mundo” [Stephen G. Dempster, “The Place of Nehemia in the Canon of Scripture: Wise Builder,” SBJT 9/3 (Fall 2005): 46] . A parte de las diversas enseñanzas que pueden extraerse, en el gran progreso de la historia de la redención, Nehemías nos lleva a vislumbrar a Jesucristo como el último edificador de la ciudad de Dios y el pueblo que en ella habitará. Nos lleva a mirar a Jesucristo como aquel que edifica a su iglesia frente a la cual ni las puertas del Hades prevalecerán contra ella. Nehemías nos anticipa la obra de construcción y consagración del pueblo de Dios en la persona y obra de Jesucristo. Nehemías nos da la semilla que al final de la historia de la redención podemos contemplar en la Jerusalén celestial cuya gloria será la gloria de Dios y del Cordero. Es en este gran contexto que debe entenderse Nehemías y de la misma manera es en este gran contexto que debemos ver nuestra obra como iglesia de Cristo. Nehemías nos mostrará que edificamos la ciudad de Dios consagrada a su Dios, no solamente para el presente sino para la gloria eterna.